Friday, August 18, 2006

otro microcuento

Era tan alto, tan alto y tan flaco, tan flaco, que cuando se paraba en la calle a pensar en sus cosas, los parroquianos aprovechaban y utilizaban su sombra como reloj de sol.

3 Comments:

Blogger el-ed said...

lindos versos idiotas, ¿están ilustrados ya? mostrá alguno

5:14 PM  
Blogger gustavo r said...

Ed: No. Todavía no están ilustrados. Es parte de algo que todavía no sé bien como va a terminar. Posiblemente una mezcla de microcuentos con versos idiotas.

3:05 AM  
Blogger Caty said...

otro microcuento, verdadero: mi mama se paraba tanto en las esquinas cuando manejaba, que deciamos que iba a pagar estacionamiento......

8:24 AM  

Post a Comment

<< Home